sábado, 8 de diciembre de 2012

Uno más y uno menos.

Esta semana resonó en los títulares de muchos medios de comunicación locales, un caso que a muchos de nosotros nos dejó una extraña sensasión, mezcla de bronca, indignación, impotencia y otras más.
Un vecino de nuestra ciudad (Bahía Blanca, Argentina) se había topado con un ejemplar de puma que, seguramente muy desorientado, se había refugiado en su garage.
Inmediatamente comenzó un despliegue radiotelevisivo para cubrir la noticia, con filmaciones de los hechos incluidas. La veterinaria del zoológico local también se hizo presente, con la idea de sedar al animal y transportarlo al zoológico para luego decidir qué hacer con él. El plan parecía la mejor salida. Pero las cosas no terminaron bien.
Por alguna razón el puma logró escaparse y un vecino intentó capturarlo por sus propios medios (pero compartiendo la ignorancia del grupo de personas que lo ayudaron) y terminó ahorcándolo en el procedimiento.

Muchas preguntas surgen despues de hechos como este. ¿Estamos preparados para enfrentar situaciones así?, ¿Contamos con gente suficientemente capacitada?. Incluso si el animal hubiera sobrevivido, ¿dónde estaría hoy?.

Vean el video y piensen sus propias preguntas. Pero también pensemos qué podemos hacer desde nuestro lugar para mejorar estas cosas.